Archive for the ‘analisis de la realidad’ category

La señora de los gatos

14 abril 2010

La historia es así:

Todo barrio que se precie, tiene una anciana señora cuya mayor pasión es coleccionar mininos. Es algo obligatorio, supongo: en un barrio  debe haber, una escuela, una comisaría, una sala de primeros auxilios y una vieja con muchos gatos. Si no la hay el barrio es abandonado y se empieza de nuevo cuando alguien accede a cumplir ese rol.

A mi me gustan los gatos. Quizás en muchos años, cuando envejezca (ejem) ese sea mi futuro. Me pondré un batón, comenzaré a hablar con mis vecinos sobre nietos y extrañas pócimas para combatir la tos (eso va a ser todo un logro, no me gusta mucho hablar con mis vecinos) y dejaré que los gatos se reproduzcan en mi patio.

Por ahora, solo tengo un gato, pero a un par de cuadras de mi hogar, descubrí la casa de la señora de los michis. Debe haber, fácil, quince gatos, de distintos tamaños, edades y colores. Como la casa está de camino al colegio de mi hija, suelo pasar por allí una que otra vez. Obviamente, que mi idea es tomar una foto cuando todos los animalitos estén presentes, pero hay dos problemas:

1) Cada vez que paso y están todos los gatos, no tengo la cámara encima. Si la tengo, cuando apunto la cámara, solo aparecen un par de mininos, y de espalda, como se puede apreciar en la imagen superior. Las fotos que saqué con mi celular fueron desechadas, porque hasta para mi alto nivel de aceptación de fotos de bajísima calidad, son malas.

2) Se me ocurrió pensar que la pobre señora que habita la casa (una señora realmente muy mayor), influenciada por los medios, debe estar convencida de que con la excusa de mirar los gatos, estoy haciendo un trabajo de inteligencia previo a asaltarla y robarle la magra jubilación que debe cobrar. Como están las cosas, temo que un día mi deseo de tomar una foto del frente de su casa sea detenido con un escopetazo.

Igualmente, la misión del fotógrafo de fotos innecesarias no será truncada por una anciana en batón. Seguiré intentando. Hasta que me aburra.

Foto innecesaria más crítica publicitaria.

9 abril 2010

1) Bueno, otra foto innecesaria y van…

2) ¿No son horribles las publicidades angurrientas? Me molestan casi tanto como las que muestran a las mujeres como idiotas y a los hombres como inútiles y/o tacaños. Odio esas publicidades que buscan convencernos de que un alimento es “tan rico” que es imposible convidar ni una cucharada y no se puede parar de comerlo (“ay, no puedo parar de comer estas galletitas, si me sacás una, me muero acá mismo” con expresión facial de orgasmo fingido; respuesta en la vida real: anda a cagar, tarado). Las de Hellmans están por conseguir que nunca más compre esa marca. Las de Dannette me ponen de mal humor, y me dan ganas de ahogar a los publicitarios en una pileta llena de postrecito… del sabor que sea.

Eso sí, si estoy comiendo chocolate, no se acerquen.